El lucrativo negocio de almacenar petróleo en el mar

Volatilidad en precios del petróleo junto a la demanda del mismo por sobreproducción global generada por una disputa entre Arabia Saudita y Rusia, podría traer importantes dividendos a quienes han decidido almacenar el hidrocarburo en el mar.

Los comerciantes están usando la flota mundial de superpetroleros (supertankers) como almacenes flotantes temporales, llenándolos con millones de barriles sin vender a la espera de tiempos futuros.

«En este momento hay petróleo en todos los océanos. Ahí es donde almacenan el petróleo; nunca hemos visto algo así ”, dijo el presidente Donald Trump desde el podio de la Casa Blanca.

Es un negocio poco usual, pero uno de los más lucrativos en este momento, justo cuando todos en Wall Street luchan por ganar dinero dijo Bloomberg.

Desde Singapur hasta el Mar del Norte, los petroleros están comenzando a desacelerarse, soltando anclas y manteniendo el crudo que la economía mundial no necesita a medida que la demanda de combustible se desploma debido al coronavirus. Y probablemente se necesitarán más buques tanque, ya que el suministro de petróleo aún supera con creces la demanda.

Relacionadas: La peor semana del petróleo de los últimos 12 años por guerra de precios

«El mundo está sobreproduciendo petróleo a un ritmo histórico», dijo Robert Hvide MacLeod, director de Frontline Management, uno de los mayores operadores de supertankers del mundo. “El almacenamiento en tierra es limitado y se agota rápidamente. El almacenamiento en los barcos será la única solución».

La faceta más intrigante del comercio de almacenamiento flotante es lo rentable que es. En la industria, a menudo se lo describe como una imprenta de dinero: los comerciantes compran petróleo a bajo precio e inmediatamente venden su carga en el mercado de futuros, asegurando una ganancia considerable, con muy poco riesgo.

Antes de que los precios del petróleo subieran el jueves al hablar de un recorte de la producción de la OPEP+, los comerciantes pudieron obtener fácilmente un rendimiento anualizado del 20% de su dinero.

Marco Dunand, cofundador de Mercuria Energy Group, la principal empresa comercializadora de petróleo, estima que 250 millones de barriles de crudo y productos refinados ya están en el agua, ya sea como almacenamiento flotante o esperando ser descargados porque las refinerías no pueden aceptar más crudo ahora.

«El exceso se está empujando hacia el agua», dijo.

Contango

Lejos de ser un problema, el almacenamiento flotante es un generador de dinero para algunos en la industria: las casas de comercio de productos básicos y los armadores.

El mercado del petróleo ha dado un vuelco, con el costo de un barril de petróleo hoy muy por debajo de lo que el mercado está dispuesto a pagar en, por ejemplo, seis meses o un año.

Relacionadas: Cancelan instalaciones de depuradores por petróleo y panorama mundial

Lo anterior, es lo que los comerciantes llaman un mercado de contango. Como el petróleo es más barato hoy que en 2021, un comerciante puede comprar crudo ahora, almacenarlo y, al mismo tiempo, venderlo en el mercado a plazo, bloqueando la diferencia de precios entre las diferentes fechas. Mientras el contango sea lo suficientemente amplio como para cubrir el costo de almacenamiento, finanzas y seguros, la transacción será rentable.

A principios de esta semana, el contango de seis meses en el mercado de Brent, un indicador de la viabilidad económica del almacenamiento flotante, se amplió a un récord de US$14.46 por barril, superando el peak establecido en la crisis de 2008, cuando la demanda de petróleo se desplomó brevemente.

El juego de almacenamiento flotante es el territorio de los comerciantes de petróleo más sofisticados, como el gigante del comercio de productos básicos Glencore que ha contratado a Europa, el petrolero más grande del mundo, para almacenar crudo. En el pasado, otros también han jugado el contango, incluyendo Koch Supply & Trading, el brazo comercial interno de la familia Koch, y Royal Dutch Shell.

Armadores Felices

Los armadores están acumulando tarifas exorbitantes. Hace dos años, el precio diario de un supertanker (VLCC – Very Large Crude Carrier en inglés) era de aproximadamente US$18.000 por día. Este año, un propietario logró obtener un récord de más de US$400.000 por día.

«Ha habido un gran interés en el almacenamiento y eso ha ayudado a elevar las tarifas de flete», dijo Halvor Ellefsen, un corredor de tanqueros en A/S de Fearnley. «La conclusión es que todos en el mercado de envío están muy conscientes del contango y de las ganancias que pueden dar a los comerciantes».

Relacionadas: Glencore arrienda buque supertanker y almacenará petróleo en el mar

Mientras que los comerciantes y armadores se benefician del contango, Trump está ansioso por que Arabia Saudita y Rusia trabajen juntos para reducir la producción a fin de elevar los precios y proteger los empleos de los trabajadores en la industria petrolera de los EE.UU.

Con Trump presionando a Riad y Moscú para que actúen, el contango se ha reducido, poniendo en peligro la rentabilidad del comercio de almacenamiento flotante. Pero está lejos de terminar.

Aunque la alianza OPEP+ reduzca la producción en 10 millones de barriles por día, como sugirió Trump, no será suficiente para compensar la caída de la demanda, que según la mayoría de los ejecutivos es mucho mayor que eso.

Suscríbete y activa las notificaciones | Síguenos en RR.SS. @mascontainer