El aire comprimido al servicio del almacenamiento de energía

La reciente puesta en marcha de dos plantas de almacenamiento de energía mediante aire comprimido, podría generar en los siguientes años una revolución en el sector del almacenamiento de energía no hidroeléctrica.

El aire comprimido es un tipo de almacenamiento de energía cada vez más conocido como las baterías estabilizadoras de red.
El aire comprimido es un tipo de almacenamiento de energía cada vez más conocido como las baterías estabilizadoras de red.

Las nuevas instalaciones están fabricadas para contener hasta 10 gigavatios hora de energía, funcionando con una tecnología llamada A-CAES o como se denomina en español «almacenamiento avanzado de energía en aire comprimido«.

En detalle, el aire comprimido forma parte de un tipo de almacenamiento de energía cada vez más conocido como las baterías estabilizadoras de red.

Al igual que la granja de baterías de Elon Musk en Australia y otras instalaciones de almacenamiento de energía en exceso, el objetivo de una central de aire comprimido es tomar la energía extra en los momentos de exceso y devolverla a la red durante los altos momentos de consumo.

Cómo funciona

La energía extra de la red eléctrica hace funcionar un compresor de aire, y el aire comprimido se almacena en la planta. Más tarde, cuando se necesita energía, el aire comprimido hace funcionar una turbina generadora de energía.

Además, la instalación almacena el calor del aire para ayudar a suavizar el proceso de la turbina más adelante.

Energía limpia reemplazarían a los combustibles fósiles para 2050