EEUU dice NO a la venta del negocio de contenedores reefer de Maersk y detiene potencial monopolio chino

El Departamento de Justicia (DoJ) de los Estados Unidos (EE.UU.) vio con temor que China pueda obtener casi el monopolio en la fabricación de contenedores refrigerados (reefer), un negocio estratégico en la cadena de suministro alimentaria ante lo cual detuvieron la venta por parte de Maersk.

En septiembre de 2021 se había llegado a un acuerdo para vender Maersk Container Industry (MCI) por parte de China International Marine Containers (CIMC) por US$987.3 millones. CIMC, es el fabricante de contenedores más grande del mundo y propiedad mayoritaria del conglomerado estatal chino China Merchants Group. Además, Dong Fang International, que ocupa el segundo lugar, también es propiedad del estado de China, a través de Cosco Shipping Development.

En un comunicado, el Departamento de Justicia dijo que la transacción propuesta habría combinado dos de los cuatro proveedores mundiales de contenedores isotérmicos, contenedores de envío refrigerados (reefer) y concentrado la cadena de suministro de frío global, consolidando el control de más del 90% de la producción global de contenedores reefer en empresas estatales chinas o entidades controladas por el estado.

El fiscal general adjunto de la división antimonopolio del Departamento de Justicia, Jonathan Kanter, dijo: “Los consumidores estadounidenses dependen de la cadena de suministro de frío global para muchos artículos básicos cotidianos. La adquisición de MCI por parte de CIMC amenazó con dañar este aspecto crítico de nuestra economía, lo que llevó a precios más altos, menor calidad y menor resiliencia en las cadenas de suministro globales».

“Hubiera cimentado la posición dominante de CIMC en una industria ya consolidada y eliminado a MCI como un competidor innovador e independiente. El acuerdo también habría aumentado sustancialmente el riesgo de coordinación entre los proveedores restantes en el mercado, la mayoría de los cuales se habrían alineado a través de propiedad común y alianzas relacionadas”, dijeron desde el Departamento de Justicia.

Para CIMC, la adquisición habría fortalecido aún más su posición como el principal productor mundial de contenedores de transporte, no solo reefer sino que también reforzaría su posición de fabricación de unidades secas a lo que el gobierno estadounidense ve con resquemor desde hace varios años.

«Desafortunada»

“Es lamentable que la transacción no se lleve a cabo a pesar de los esfuerzos de todas las partes involucradas”, dijo Patrick Jany, director financiero de AP Moller – Maersk. “A lo largo del proceso MCI se ha desempeñado muy bien gracias a la dedicación de todos sus empleados».

Fundada por Maersk en 1991, MCI emplea actualmente a 2.300 personas en China y Dinamarca. MCI ahora solo fabrica contenedores reefer.

Según los términos del acuerdo original, CIMC se habría hecho cargo de todo el negocio y los activos de Maersk Container Industry (MCI) y su fábrica de contenedores reefer en Qingdao, China, conocida como Maersk Container Industry Qingdao Ltd., la transacción también habría incluido las instalaciones de ingeniería de pruebas y de investigación y desarrollo de MCI en Tinglev, Dinamarca.

“Maersk seguirá siendo el orgulloso propietario de MCI y ahora evaluaremos la mejor configuración estructural para garantizar el desarrollo a largo plazo del negocio”, finalizó Jany.

Por su parte, CIMC dijo: “A pesar de los mejores esfuerzos de ambas partes, debido a la gran incertidumbre en la revisión de la concentración de los fabricantes de contenedores, es posible que no se alcancen los requisitos previos de la transacción [contar con la aprobación de las autoridades antimonopolio]. Seguiremos desarrollando el negocio de la cadena de frío y ampliaremos nuestras fuentes de ingresos”.