Disrupciones en la cadena de suministro suponen sobrecostes de un 20%

Un 41% de las empresas de gran distribución afirma haber asumido un incremento de costes de entre el 10% y el 20% a raíz de las disrupciones que se vienen produciendo en las cadenas de suministros desde el inicio de la pandemia, según los datos de un estudio dado a conocer por Aecoc.

Además, otro 19% de las compañías asegura que el aumento de costes por estos eventos que han experimentado por estos eventos en sus cadenas supera el 20%. Con más detalle, en relación con las partidas que han tenido un mayor incremento de costes, un 77% de las compañías apunta a las materias primas, un 72% señala al transporte, mientras que un 69% cita la energía, de acuerdo con el análisis de la organización.

Estrategias de mejora

De igual modo, el informe evidencia que las compañías están adoptando diferentes estrategias para sortear los problemas de suministro que se han producido en los últimos 18 meses.

En concreto, un 60% afirma que ha optado por buscar proveedores alternativos de materias primas, mientras que un 50% también está incrementado su nivel de stock disponible y el 43% ha cambiado su modelo gestión de aprovisionamiento.

Por otra parte, con respecto a los aspectos que más preocupan actualmente a las empresas, el informe indica que un 60% cita la mejora de niveles de servicio, mientras que un 51% de las compañías se preocupa por cómo gestionar posibles interrupciones en la cadena de suministro y un 46% aspira a avanzar en la optimización del transporte.

Sostenibilidad y última milla

Además, el estudio también apunta que un 75% de las compañías considera que está implantando con éxito o mucho éxito medidas para reducir el impacto ambiental de sus operaciones, mientras que el 25% restante no está satisfecha con los resultados logrados hasta ahora.

En este sentido, las principales barreras para la descarbonización de la logística son la falta de madurez y desarrollo de nuevas tecnologías, la falta de oferta de vehículos de combustibles alternativos y la insuficiente infraestructura de recarga disponible en la actualidad.

Adicionalmente, un 79% de los distribuidores también cree que el reparto de última milla tendrá un impacto alto o muy alto en sus operaciones futuras, con retos que se centran en gestionar eficientemente la distribución urbana de mercancías son la adaptación a las distintas normativas que aplican los municipios, los cambios que supone la implantación de Zonas de Bajas Emisiones y responder a las demandas de reparto de un consumidor cada vez más digital y en busca de conveniencia.

Por último, en relación con el transporte ferroviario de mercancías, el informe apunta que un 54% considera la falta de oferta y operadores en este modo como principal obstáculo para su mayor desarrollo, junto con otras trabas como la falta de flexibilidad del canal o los tiempos de servicio, la gestión de trenes multicliente o la escasez de infraestructuras adecuadas.

Relacionada: Expertos aseguran que está próximo el fin de las disrupciones de la cadena logística