Desastres naturales, un nuevo obstáculo en la logística global de transporte

Las cadenas de suministro globales ya muy afectadas por la pandemia del Covid-19, sumado a la escasez de mano de obra y la demanda sostenida de los consumidores en los Estados Unidos, están siendo seriamente superadas por otra fuerza disruptiva: Nada menos que la Naturaleza. Según informa Bloomberg, se espera que el tifón Chanthu se cierne cerca de la desembocadura del río Yangtze de China hasta el miércoles.

En Texas, el corazón de las industrias energética y química de Estados Unidos, la tormenta tropical Nicholas tocó tierra durante la noche, obligando a las terminales de Houston a frenar el manejo de carga y restringir el tráfico de buques poco más de dos semanas después de que el huracán Ida azotó a la vecina Luisiana.

Incluso los retrasos temporales en torno a dos importantes puertas de entrada comerciales se extenderán a través de una industria naviera global que funciona con poca holgura durante una de las temporadas altas para el transporte marítimo. «El momento es horrible y agregará más presión a una cadena de suministro ya afectada, particularmente dado el tamaño de estos puertos», dijo Simon Heaney, gerente senior de investigación de contenedores en Drewry Shipping Consultants Ltd.

El empresario agregó que «cada caso de Covid-19 y situación climática extrema agrava el problema y retrasa el regreso a las operaciones normales. Es más, la cola de buques portacontenedores que esperan ingresar a los puertos gemelos de Los Ángeles y Long Beach, California, aumentó a un récord de 56 buques», enfatizó.

Colin Song, gerente general de World-Beater International Logistics Co., con sede en Dongguan, China, dijo que generalmente toma alrededor de dos semanas enviar desde la mayoría de los puertos chinos a Los Ángeles, pero ahora el viaje dura más de dos meses. «Los tifones definitivamente empeorarán aún más la situación», dijo Song.

En el Golfo de México, la producción de petróleo y gas aún se está recuperando de la destrucción de Ida, que también cerró los envíos de granos a lo largo del río Mississippi. Texas también es una encrucijada importante para los fabricantes de productos químicos, muchos de los cuales se vieron obligados a cerrar durante las tormentas invernales en febrero que llevaron a la escasez de ingredientes industriales.

«La reciente temporada de huracanes está exacerbando las interrupciones en las operaciones portuarias ya paralizadas por la pandemia, y realmente estirando las cadenas de suministro globales hasta los límites», dijo Serena Huang, analista senior de Vortexa Ltd.

La congestión portuaria de China probablemente conducirá a más retrasos en el envío y salidas canceladas, lo que a su vez podría elevar las tarifas de envío, especialmente para el transporte de contenedores, a nuevos máximos históricos una vez más.

Relacionada: Congestión: Puertos de Norteamérica duplican tiempos de espera