¿De qué forma el transporte se adapta a la industria 4.0?

La llegada de la economía 4.0 introduce nuevos conceptos y nuevos modelos de gestión con los que se quiere dar respuesta a nuevas realidades. En el ámbito del transporte, la intermodalidad dio paso a la comodalidad y esta última cede a la aparición de la sincromodalidad, una nueva idea con la que el transporte busca adaptarse la industria 4.0 y a la gestión de la cadena de suministro 4.0.

Con el concepto de sincromodalidad se hace referencia a los nuevos modelos eficientes de gestión del transporte prácticamente en tiempo real a partir del uso intensivo del análisis de los flujos de datos que genera el movimiento de la mercancías a lo largo de la cadena de suministro y big data.

Con la sincromodalidad se quiere hacer frente a los nuevos retos que plantea la automatización de procesos y la robotización de actividades en diferentes modos de transporte. A su vez, este proceso de creciente digitalización de las actividades de transporte va a tener dos efectos destacados en un plazo relativamente corto de tiempo.

Por un lado, la digitalización ayudará a aumentar los volúmenes de carga y a reducir el aire que se mueve a través de proyectos de colaboración e integración entre diferentes actores. En este sentido irían los movimientos de concertación empresarial y las alianzas que se están produciendo en diferentes ámbitos del transporte, como, por ejemplo, el marítimo.

Por otro lado, la digitalización también conllevará un proceso de desintermediación en el transporte, de tal modo que el análisis en tiempo real de los flujos de datos que aporta la mercancía en su tránsito por las cadenas de suministro permitirá prescindir de intermediarios gracias a la aplicación de tecnologías blockchain, por ejemplo.

Relacionada: Blockchain tiene en la logística su “escenario perfecto»