Daniella de Luca: «La digitalización es el gran paso, pero es el último de una etapa de entendimiento y facilitación de comercio intrarregional»

Un Corredor Bioceánico, es un área fundamental para la estrategia comercial, por ejemplo, de Sudamérica. Permite unir especialmente el sur de Brasil, la zona productiva más activa de Argentina y el norte de Chile, transportando mercancía hacia varios puntos de la región.

Con un Corredor Bioceánico operando y correctamente interconectados, gran parte de esas mercancías podrían embarcarse desde puertos chilenos hacia los gigantes asiáticos, con un ahorro importante por cada contenedor transportado y, además, una duración menor para el envío de mercancías.

En ese contexto, MasContainer conversó de manera explusiva con Daniella de Luca, Directora Académica del Centro de Desarrollo Económico Internacional de la Escuela de Negocios Internacionales de la Universidad de Valparaíso, y nos entregó detalles sobre la importancia de tener un corredor bioceánico en la región.

¿Cuál es la realidad de Chile en materia de corredores bioceánicos?

Chile tiene presencia en tres corredores, hablamos del Capricornio, Norpatagónico y el Mercosur. Entonces, priorizar las instancias colaborativas en la logística, es fundamental. Actualmente y en una realidad, Chile, por sí sólo, que es en el fondo lo que le importa al operador portuario naviero, no tiene. Sin embargo, si se logra generar un volumen de carga atractivo e integrado para la región, serían apuestas muy interesantes.

¿Existe la infraestructura necesaria para lograr esa integración?

Claramente, es complejo unir situaciones cuando un proyecto involucra a dos o tres naciones. Hay temas relevantes a mejorar como la infraestructura y las inversiones que requieren estos planes. Sin embargo, hay uno más importante y transversal que son los facilitadores de comercio. Por ejemplo, para cruzar Capricornio, se necesita hacer siete trámites aduaneros. Podemos tener menos distancia, pero si vas a tener siete aduanas, sin doble cabeza y sin entendimiento de documentación, generará un costo burocrático mayor.

¿Por eso es tan importante incluir nuevas tecnologías como la digitalización de documentos?

Efectivamente ese es el gran paso, pero para eso, es necesario hacer varias cosas antes. Aunque se tenga el mejor BlockChain, pero sin un documento validado, o un acuerdo entre naciones de liberación documental o la correcta capacitación de personal para procesos, el resultado no será el esperado.

La digitalización es el gran paso, pero es el último de una etapa de entendimiento y facilitación de comercio intrarregional que comenzó hace unos años, pero ahora se estancó. Paradójicamente, donde tenemos más avances documental y digital, es en la Alianza del Pacífico.

¿Se puede llegar a la realidad de corredores bioceánicos con los que cuenta América del Norte?

Es un desafío complejo, pero es posible llegar a eso. Sin embargo, los corredores en esa región lo lideran Estados Unidos, México y Canadá. En nuestra zona, desde la facilitación del comercio, tendríamos que optar a ese nivel de integración, infraestructura e inversión en tecnología. Pero eso debe ir a la par, no de forma independiente.

Relacionada: “Al Estado de Chile le falta una visión de país en materia logística”