Cuatro formas de controlar la cadena de frío dentro del almacén

En los almacenes refrigerados, un mejor monitoreo de las temperaturas podría ayudar a reducir el desperdicio de alimentos, ya que las temperaturas que son demasiado altas o demasiado bajas pueden provocar pérdidas indica el informe de Forrester «Las soluciones de IoT transforman la cadena de frío».

«Está ampliamente aceptado que la temperatura es un atributo ambiental significativo en relación con el deterioro del producto», se lee en el documento de 2018 «Nuevas tendencias en las aplicaciones de monitoreo de la cadena de frío» de Ricardo Badia-Melis, consultor de la cadena de frío en Zest Labs, y otros investigadores.

Cuatro formas de controlar la cadena de frío dentro del almacén

«Lo que hay detrás de la propuesta de valor para el gerente del almacén es obtener la información más rápidamente sobre si hay problemas, y luego poder evitar eso», dijo Michele Pelino, analista principal de Forrester que trabajó en el informe de la cadena de frío.

Los gerentes del almacén, desde siempre, han tenido que recopilar información manualmente de los medidores de temperatura o mirando el producto.

Relacionadas: Transformación de la cadena de suministro con la Internet de las Cosas: Logística 4.0

Sin embargo, el monitoreo de la cadena de frío con tecnología basada en sensores permite a estos gerentes concentrarse en la solución de áreas problemáticas, dijo Pelino. Esto hace que el gerente de almacén pase de una función de recopilación de datos sin procesar a otra de análisis de datos.

La inversión en tecnología de monitoreo de la cadena de frío es algo que una empresa tiene que sopesar internamente, dijo Pelino. ¿Son las pérdidas sufridas por el mal control de la temperatura suficientes para justificar el costo?

«Hay que pensar en cuál es el equilibrio de costos y perder esa posible fuente de ingresos, especialmente cuando los márgenes son bastante bajos en un entorno de comestibles para algunos de estos productos», como las frutas y verduras, dijo Pelino.

Y si el costo de inversión vale la pena, entonces se trata de determinar cómo monitorear exactamente la cadena de frío. Hay una variedad de métodos, según el artículo de Badia-Melis.

  1. RFID y redes de sensores inalámbricos (WSN): estas tecnologías «son consideradas por muchos como líderes en su campo para el monitoreo de la cadena de frío». Los sensores RFID pueden capturar la ubicación y la temperatura y comunicar esta información a una base de datos con más potencia computacional que puede calcular parámetros como una vida útil restante estimada. Los dispositivos WSN generalmente tienen más sensores que RFID y tienen miembros integrados, pero también son más caros. Los dispositivos RFID y WSN generalmente están limitados a uno por palet, pero la recopilación de datos involucrada puede ser relativamente sustancial.
  2. Estimación de la temperatura: la temperatura no es consistente con un paquete de alimentos, lo que significa que la información de un solo sensor RFID podría ser limitada. Pero algunas investigaciones han demostrado que una red neuronal artificial puede usar la temperatura del área fuera de un contenedor de alimentos para estimar la temperatura en el interior. Sin embargo, el inconveniente es que el modelo requiere capacitación que podría interrumpir la logística de una empresa.
  3. Imágenes térmicas: las imágenes térmicas podrían usarse para disminuir la cantidad de sensores reales (RFID o WSN) utilizados dentro de una configuración de almacenamiento. Pero esta tecnología puede tener dificultades dependiendo del tipo de empaque o superficie que está tratando de medir.
  4. Dinámica de fluidos computacional (CFD): esta es una técnica para analizar el flujo de aire durante el proceso de enfriamiento y se puede utilizar para determinar la ventilación óptima para cajas, distribución de paletas y otras variables dentro del almacenamiento en frío.

Un factor complicado aquí es que es difícil sugerir una solución única para el monitoreo de la cadena de frío.

Las cadenas de suministro varían según la ubicación y el producto, y las necesidades de monitoreo cambiarán de manera similar dependiendo de los productos que se envían y hacia dónde se dirigen.

Las necesidades también pueden depender de varios requisitos reglamentarios según el sector, dijo Pelino.

Relacionadas: Intralogística: el desafío del manejo interno de la cadena de suministros

Este tipo de monitoreo puede extenderse más allá del almacén para obtener una visión completa del clima de la cadena de suministro. Luego, las compañías también tendrían que considerar si quieren datos en tiempo real o si simplemente quieren ver los datos cuando los productos llegan a un puerto u otra ubicación.

A medida que despegan los servicios de entrega de comestibles y entrega de kits de comida, el monitoreo de la calidad de los productos será crítico para proporcionar una buena experiencia al cliente y retener a los clientes, dijo Pelino.

RFID, WSN y otras tecnologías podrían ser parte de garantizar esa calidad.

Por ahora, el monitoreo de la cadena de frío no está muy extendido en ningún sector, según los resultados de la encuesta de Forrester. Pero esto podría cambiar a medida que el precio de la tecnología baja y los casos de uso temprano comienzan a dar frutos (más frescos) señala SupplyChain Dive.

MasContainer Radio

 

Concepto Logístico

Minuto Comex

Análisis de la Semana