Contenedores: Evitar alzas de precios y retrasos en las entregas es el objetivo

En estudio realizado por expertos en base a la contingencia logística, es que se visualiza que la gente preferirá más comprar productos en lugar de irse de vacaciones o salir a cenar. Ante este aumento en el comercio, Beetrack, líder en trazabilidad y planificación logística en América Latina y creador de software de última milla, aboga porque la crisis mundial de contenedores no afecte a las empresas, fechas de entrega ni aumenten los precios para el cliente final.

Según da a conocer Revista Wapa de Perú, el aumento en importación de productos ha tenido un crecimiento exponencial, este incremento vertiginoso del precio de los fletes marítimos se debe a una multiplicidad de factores, la gran mayoría de ellos asociados con la pandemia, y aún no está claro hasta cuándo pueda extenderse esta crisis de contenedores. Este problema se trata de una insólita escasez de espacio disponible para transportar los productos de Asia a Occidente.

Según datos de la Conferencia de las Naciones Unidas sobre Comercio y Desarrollo (UNCTAD), alrededor del 80% de los bienes que consumimos en el mundo se transportan por vía marítima. Por lo que las tarifas de los contenedores tienen una repercusión particular en el comercio mundial, ya que casi todos los productos manufacturados –incluyendo la ropa, los medicamentos y los productos alimentarios procesados– se transportan en contenedores.

Todo el ciclo de envío de mercancías se ha ralentizado afectando a fabricantes, vendedores y consumidores. La falta de contenedores hace que exista una demora en la cadena de distribución de los distintos productos, por lo tanto, durante este aumento de demanda no ha sido posible conservar un stock de seguridad, ya que los tiempos de reposición son mucho más largos que antes de la pandemia. Esto hace que diversos bienes hayan tenido que subir sus precios, encareciendo la cadena de suministro y, por lo tanto, los precios de los distintos productos.

Girgis Morote, Country Manager de Beetrack Perú, dijo que «aunque la solución no depende de los comercios propiamente, son ellos los que deben apostarle a la experiencia del cliente. Los comercios deben poder anticiparse a las fechas de alto volumen de pedidos como Black Friday y navidad, para así mitigar costos y ser transparentes con los tiempos y los procesos de entrega en general. Es recomendable que dicha planeación se apalanque de los diferentes desarrollos tecnológicos que ya existen en el mercado como los softwares de planificación de ruta y trazabilidad de última milla”.

Agregó que «seguramente, veremos una escasez de mercancías que generalmente se adquieren en supermercados, tiendas y almacenes de cadena físicas y online. Todo, se mueve por el transporte de carga marítima, por lo que, si no hay componentes (chips, filtros de aire, equipos de ventilación, partes, etc.), no habrá ni árboles, luces, camiones, autos, computadoras, impresoras, servidores, y videojuegos, por mencionar algunos.

Con esta crisis de contenedores que afecta al comercio mundial, el sector logístico y al usuario final, se sugiere que los consumidores comparen precios y realicen sus compras con antelación.

Relacionada: “Cadena de suministro en las Pymes y su funcionamiento” por el profesor Pool Canto Palacios