Confinamientos en China afectan las tarifas de carga de las navieras

Las tarifas de carga de contenedores entre el Lejano Oriente y el Mediterráneo se han mantenido estables en lo que va de año en el entorno de los US$14.000 en el mercado ‘spot‘ y cerca de US$9.000 en los contratos a largo plazo. De hecho, en el primer caso apenas han crecido desde finales de septiembre de 2021, según recoge la consultora Xeneta.

Como ha ocurrido en otras rutas europeas, las tarifas de carga se han mantenido en niveles elevados no tanto por el crecimiento de los volúmenes, sino por las constantes disrupciones en la industria. En este sentido, aunque aún persisten numerosas problemáticas que están generando ineficiencias en el transporte marítimo.

Con todo, las condiciones no han empeorado significativamente en los primeros meses del año, si bien esto podría cambiar pronto a consecuencia de los últimos confinamientos en China. En principio, la situación permitirá mantener unos elevados precios en las rutas que no se vean directamente afectadas por la congestión portuaria, pero podría no ser suficiente para aumentarlos.

De momento, en lo que va de año, las tarifas de los contratos a largo plazo han seguido la tendencia al alza del mercado ‘spot’, habiéndose firmado acuerdos en los que se ha registrado un incremento de hasta el 100% respecto a las mismas fechas del año anterior. Los embarcadores están aceptando esta situación para cumplir con sus compromisos y minimizar los riesgos en sus operaciones, dados los problemas sufridos en los últimos meses en las cadenas de suministro.

Desde la consultora esperan que los precios entre el Lejano Oriente y el Mediterráneo continúen en la línea de los de las rutas entre el Lejano Oriente y el norte de Europa, como ha ocurrido en los últimos 18 meses, si bien en la segunda mitad de 2021 se distanciaron ligeramente.

En ese momento, las tarifas ‘spot‘ en las líneas hacia el norte de Europa se situaban de media unos US$860/FEU más altas que las de las conexiones con el Mediterráneo, mientras que los precios en los contratos a largo plazo eran unos US$1.350/FEU más elevados.

En los primeros meses del 2022, la distancia entre ambas rutas se ha reducido de nuevo, y de hecho, en el mercado ‘spot‘, las tarifas de las líneas hacia el norte de Europa son ahora más bajas que las de las las líneas hacia el Mediterráneo, pese a que estas son más cortas.

Se está reduciendo también la brecha en los precios de los contratos a largo plazo, que actualmente se mantienen en niveles similares en ambas rutas, gracias a que algunas industrias, como la de la automoción, han estado realizando importaciones recientemente a través de los puertos mediterráneos.

No obstante, pasar de conectar con puertos más lejanos del norte de Europa a los del Mediterráneo no supone ahora mismo un ahorro sustancial en las tarifas para los embarcadores.

A pesar de que las tarifas ‘spot‘ se han reducido ligeramente hacia el norte de Europa en marzo, los últimos confinamientos en el sur de China podrían hacer que los cargadores y navieras tengan que buscar pronto soluciones a un nuevo problema. Si la situación empeora, dicen desde la consultora, la tendencia a la baja se frenará.

Relacionada: Atasco de barcos se agrava en puertos chinos por rebrotes de Covid