¿Cómo va decantando la industria de la inmologística?

La pandemia del Covid-19 ha demostrado, desde el año 2020, que la cadena logística de las empresas debe ser más flexible y estar preparada para posibles imprevistos. En este sentido, aunque las personas seguirán siendo imprescindibles en los almacenes, es necesario apostar de manera decidida por la automatización de ciertas operaciones y seguir avanzando en el desarrollo de soluciones robóticas para mejorar la productividad en las instalaciones.

Según una encuesta de BCL, realizada entre profesionales logísticos, entre las innovaciones de mayor importancia en 2022, se sitúan el ‘Machine Learning‘ y la Inteligencia Artificial, que han seleccionado el 19,5%, el Internet de las Cosas, con un 15,3%, la robótica con un 12,6%, y el blockchain, con el 12,5%.

Sin embargo, a medida que aumenta la complejidad de las cadenas de suministro, el tiempo que tienen las empresas para adoptar estas nuevas tecnologías es cada vez menor. En la actualidad, los centros logísticos deben atender diferentes órdenes en función de los múltiples canales de distribución existentes, para adaptarse no solamente al nivel de demanda existente sino también a las necesidades específicas de los clientes.

Para ello, el 84% de los operadores 3PL, responsables de mantener el flujo de las cadenas de suministro y ayudar a superar las posibles interrupciones, cuentan ya con evolucionados sistemas de gestión de almacén, WMS, que les permiten llevar un control del inventario en tiempo real, gestionar los pedidos y valorar la productividad de los empleados.

El siguiente paso en este ámbito son los sistemas basados en la nube, cada vez más frecuentes incluso en los almacenes de pequeño y medio tamaño. A su vez, el software WMS lleva irremediablemente a hablar de la tecnología del Internet de las Cosas, en la que los operadores llevan tiempo invirtiendo para poder mejorar la velocidad con la que atienden los pedidos, la escabilidad de sus procesos y la reducción de los costes operativos.

El 5G y la Inteligencia Artificial

No obstante, con cada vez más tecnologías e integraciones basadas en la nube, es preciso contar con una red que proporcione una elevada conectividad. El 5G revolucionará las cadenas de suministro de todo el mundo, a medida que la industria adopta un nuevo enfoque basado en los datos.

Igualmente, la Inteligencia Artificial será clave para poder realizar predicciones más fiables sobre los diferentes escenarios y optimizar la cadena logística, proporcionando un apoyo a los operadores a la hora de planificar la gestión y prever el comportamiento de los clientes. Esto, a su vez, contribuye a reducir al mínimo las posibles ineficiencias y mejorar la productividad y competitividad.

Además, tecnologías como el ‘Big Data’ o la analítica avanzada son fundamentales para poder manejar todos los datos generados por los diferentes dispositivos y poder utilizarlos para tomar decisiones mejor informadas. Todo ello contribuirá al desarrollo de la hiperautomatización, entendida como una combinación de tecnologías clave, como la citada Inteligencia Artificial, el ‘machine learning‘, la maquinaria inteligente o los procesos de automatización robótica, para facilitar las distintas tareas que antes requerían la intervención humana.

A ello se añade el uso de Realidad Virtual, Realidad Aumentada y Realidad Mixta, que permiten a los usuarios adentrarse en un mundo virtual a través de una experiencia avanzada. En el contexto actual, merece una mención especial la apuesta por la robotización de los procesos logísticos, a través de Vehículos de Guiado Automático, drones o robots.

Dentro de este ámbito, se encuentran los ‘robots colaborativos‘ o ‘cobots‘, un mercado que crecerá un 43,4% en total entre 2021 y 2027, alcanzando los 10.500 millones de dólares. En los próximos años será más habitual ver cómo las personas trabajan mano a mano con los ‘cobots’ de una forma segura, rápida y eficaz, lo que permitirá a los empleados dedicar su tiempo a tareas de mayor valor añadido.

Relacionada: Cuáles son las claves para una intralogística sostenible