Cómo los renders y la impresión 3D pueden cambiar el mundo de la logística

La impresión 3D ha revolucionado muchos sectores, entre ellos el de la logística, que se está viendo afectada en procesos como el del almacenaje o los suministros.
También conocida como fabricación aditiva, la impresión 3D es la creación de objetos tridimensionales mediante capas a partir de archivos digitales, modelos CAD y renders 3D. Este tipo de impresoras son capaces de interpretar modelos 3D e ir añadiendo el material elegido capa a capa hasta dar forma a la pieza física.

Los materiales y las técnicas de impresión son de lo más diversas y pueden dar lugar a prototipos, partes de piezas, repuestos y recambios y diseños completos en plástico, metal, madera, resina, etc. de sectores tan variados como la automoción, la electrónica, la joyería, la moda, la construcción e incluso la medicina.

El futuro ya está aquí y las empresas medianas y grandes tienen la oportunidad de investigar todas las posibilidades que les ofrece la impresión 3D, especialmente en el campo de la logística.

¿Qué se necesita para la impresión 3D?

Para saber cómo puede ayudar la impresión 3D a la logística de nuestra empresa hay que conocer previamente qué se necesita para llevarla a cabo:

Diseño y modelado: El primer paso para poder imprimir es hacer un diseño mediante un software de modelado. Para ello, es importante contar con expertos como Plus Render que son capaces de crear, modelar y renderizar la pieza para después enviarla a la impresora y que esta la pueda interpretar.

Materiales para imprimir: Son de lo más diversos y en diferentes texturas y colores.

Impresora 3D: Existen muchos modelos y tamaños y variadas técnicas de impresión dependiendo del sector y de los materiales base que se van a utilizar. Se trata de una inversión que se puede rentabilizar rápidamente.

Personal y mantenimiento: Es necesario contar con personal o servicio externo que domine la impresión 3D, que pueda controlar el proceso, solucionar las incidencias y realizar el mantenimiento de las máquinas.

Ventajas de la impresión 3D en logística

Con todos los elementos necesarios controlados veamos cuáles son las ventajas esenciales de la impresión 3D en logística: desde la reducción de la producción al mejor aprovechamiento de los almacenes o la posibilidad de personalizar las piezas bajo demanda.

Simplificación de los procesos
Uno de los puntos fuertes de la impresión 3D en logística es la capacidad que tiene de simplificar los procesos de producción complejos tanto en tiempo como en personal, maquinaria… A diferencia de la producción tradicional, esta técnica solo requiere el modelado de un archivo que se envía a la impresora y se comienza a imprimir. Los tiempos desde que se realiza el pedido hasta la entrega son realmente cortos.

Creación bajo demanda y personalización
Con la impresión 3D deja de ser necesario contar con grandes stocks y realizar inventarios ya que se puede fabricar el producto, recambio o pieza bajo demanda. Así, se reducen los costes y los excedentes y se ajusta mucho más la producción a la demanda del mercado. Además, este sistema permite una máxima personalización del producto ajustándose totalmente a los requisitos. Todo ello evita también muchas devoluciones de producto.

Reducción del espacio de almacenaje
Si hay un beneficio notable de la impresión 3D este es la posibilidad de reducir los costes de almacenaje. Debido al punto anterior, ya no se requieren grandes superficies donde fabricar y guardar las piezas sino que se pueden contar con espacios de menor volumen y mejor aprovechados.

Entregas más rápidas
Los puntos de impresión pueden situarse más cerca del cliente, evitando la deslocalización de la producción y reduciendo gastos en el transporte. Asimismo, se trata de un proceso más sostenible en el que se reducen las emisiones.

Algunas reflexiones sobre la impresión 3D en logística

Por supuesto, la impresión 3D en logística, al ser una tecnología todavía en desarrollo, presenta algunas incógnitas como por ejemplo el estudio de los materiales más idóneos, la reducción de los tiempos de impresión o las técnicas más avanzadas para el prototipado o las piezas finales. Además, las empresas tienen que hacer una cierta inversión en impresoras pero también requieren de expertos en servicios de render y modelado 3D para que puedan adaptar los diseños y los hagan imprimibles.

En definitiva, aunque la impresión 3D ha llegado para quedarse todavía tiene un amplio mundo que explorar con infinitas aplicaciones.