Ciberataques, otra arma presente en el conflicto entre Rusia y Ucrania

A medida que las ciudades de Ucrania son objeto de fuertes ataques con misiles por parte de Rusia y las tropas avanzan por el país, una contienda subterránea y menos visible está también afectando duramente a Kiev. Se trata de una serie de ataques cibernéticos a varios sitios web de los departamentos gubernamentales y bancarios de este país, que en ocasiones han llevado al colapso total de su sistema.

Según publica BBC News, uno de los más recientes y sofisticados ocurrió en la antesala a la invasión rusa, sólo horas antes de que Vladimir Putin anunciara una «operación militar especial» que acabó convirtiéndose en una invasión. Funcionarios de seguridad acusaron al Kremlin de estar detrás de la ofensiva que afectó a los sitios web del Parlamento, del Servicio de Seguridad y del ministerio de Relaciones Exteriores de Ucrania, entre otros, y dijeron que los piratas informáticos «ya no intentan ocultar su identidad».

Además, indicaron que esta vez los ataques estaban «en un nivel completamente diferente», con el empleo de nuevas tácticas y una capacidad de sabotaje que no se había visto antes. Los ciberataques son un arma poderosa: pueden paralizar la infraestructura de un país, afectando los servicios de agua, electricidad y telecomunicaciones, entre otras cosas. Sin duda son una herramienta que, en este caso, podría servir para debilitar aún más a una Ucrania que intenta hacer frente al gigantesco poder militar y de inteligencia ruso.

Cabe destacar, que los últimos ciberataques registrados en Ucrania han tenido una característica en común: han sido calificados como ataques de «denegación de servicio» (DDoS por sus siglas en inglés). Este tipo de ofensiva emplea bots, una herramienta digital que se usa para realizar tareas repetitivas, predefinidas y automatizadas, todo para inundar un servicio en línea, abrumándolo hasta que falla, se bloquea e impide el acceso de usuarios legítimos.

«Básicamente, los atacantes sobrecargan un servicio o un sitio web con más tráfico del que pueden manejar«, le explica a BBC Mundo Richard Smith, director del Instituto de Tecnología Cibernética de la Universidad de Montfort, en Reino Unido.

Pero, además, se descubrió que Ucrania había sido objeto de otro tipo de ataque: a través de la instalación de un malware (o programa malicioso) llamado «wiper» (limpiador, en español), lograron destruir los datos de distintos sistemas.

«Lo que hizo fue eliminar el registro de arranque de los dispositivos. Eso significa que luego no pueden iniciarse; tienes que empezar completamente desde cero y reinstalar todo. Con ello, se necesita aún más tiempo para poder volver a la capacidad operativa total», indica finalmente Smith.

Relacionada: Tecnología logística y la amenaza de los ciberataques