Chile mantiene favorable registro de importaciones y exportaciones

Las importaciones anotaron una inédita alza de 78,9% en doce meses con US$ 8.611 millones de dólares, de acuerdo con los datos publicados ayer por el Banco Central de Chile. De la mano de la mayor demanda que está empujando la recuperación económica del país, los bienes de consumo crecieron 91,6% con US$ 2.588 millones.

De ellos, los durables lideran el mayor dinamismo con un incremento de 116% con compras en el extranjero por US$ 1.010 millones de dpolares. Le siguen otros bienes de consumo con US$ 889 millones y los semidurables con US$ 688 millones de dólares. Esto significó un alza de 68,4% y 94%, respectivamente.

Las internaciones de bienes intermedios aumentaron 88,3% anual con US$ 4.403, mientras que las de bienes de capital que son aquellos que sirven para tomarle el pulso a la inversión lo hicieron 43,9% con compras por US$ 1.621 millones. Por el lado de las exportaciones, se observó un avance de 35,8% gracias a las ventas por US$ 7.822 millones.

El motor fue el cobre con un incremento de 40,5% al alcanzar los US$ 4.383 millones. Los productos industriales también exhibieron un buen desempeño al avanzar 29,7% con envíos por US$ 2.594 millones, al igual que los agropecuarios que lo hicieron 19% con US$ 393 millones. La inversión extranjera también dio señales positivas en los primeros siete meses del año. y registró un flujo neto de US$ 14.805 millones, lo que significó un alza de 57 % anual, según informó InvestChile.

en base a datos del Central. «Este monto reafirma que los inversionistas extranjeros mantienen su confianza en Chile para desarrollar sus proyecto», comentó el director de InvestChile, Andrés Rodríguez.

Respecto a otro país del continente, México incrementó su participación en las importaciones de productos a Estados Unidos en los últimos cuatro años, pasando de un 13.5 a 13.9%, mientras que las porciones de china bajaron de 20.6 a 17.2%, considerando los periodos de enero a julio.

Los datos fueron proporcionados por la Oficina del Censo de Estados Unidos, donde este cruce de tendencias coincide con el inicio de aumentos en los aranceles que cobran las aduanas estadounidenses a las importaciones chinas, autorizados por el entonces presidente Donald Trump.