Cadenas de suministro se adaptan frente al cambio climático

Según un reciente informe de Gartner, un 11% de los directivos logísticos de todo el planeta no contemplan el cambio climático como un riesgo para la gestión de las cadenas de suministro y son reacios a invertir para monitorizar riesgos, planear alternativas y dar una respuesta a este proceso.

Por contra, un 72% de los responsables de cadenas de suministro sí que tienen en cuenta el impacto del cambio climático en la estrategia de las cadenas de suministro, particularmente por lo que respecta a las interrupciones que pueden causar fenómenos meteorológicos adversos o una modificación persistente del clima en aquellos lugares en que realizan su actividad.

En este contexto, la consultora recomienda integrar los riesgos que plantea el cambio climático dentro del proceso de toma de decisiones estratégicas y analizar los costes que pueden generar estas amenazas para las empresas.

Todo ello debe conducir a la elaboración de un plan que tenga en cuenta el impacto que tiene el cambio climático en las cadenas de suministro que proponga unas líneas de acción para facilitar la adaptación de la gestión logística a la nueva realidad, que analice la situación de manera pormenorizada en toda la cadena y que detecte las oportunidades que pudieran generarse tanto desde el punto de vista de control de la huella de carbono, como desde el plano de productos y servicios.

Es evidente que las interrupciones relacionadas con la pandemia en las redes de suministro marítimo pueden ser sólo una muestra de lo que está por venir. La pandemia de COVID-19 ha recibido con razón la mayor parte de la culpa por los trastornos de la cadena de suministro global en los últimos dos años. Pero la amenaza menos publicitada para las cadenas de suministro del cambio climático plantea una amenaza mucho más grave y ya se está sintiendo, dicen académicos y expertos.

La pandemia es «un problema temporal», mientras que el cambio climático es «terrible a largo plazo», dice a Reuters, Austin Becker, un académico de resiliencia de infraestructura marítima de la Universidad de Rhode Island. “El cambio climático es una crisis lenta que durará mucho, mucho tiempo y requerirá algunos cambios fundamentales”, dice Becker.

Agrega el académico que “cada comunidad costera, cada red de transporte costero enfrentará algunos riesgos por esto, y no tendremos suficientes recursos para realizar todas las inversiones que se requieren”. Además dice que «de todas las amenazas del cambio climático a las cadenas de suministro, el aumento del nivel del mar acecha como potencialmente la mayor».

Relacionada: Crisis de cadenas de suministro se podría controlar con diversificación y resiliencia