Bruno Ghio del CFA Society Perú: «La subida de tasas trae una contracción económica natural»

La inflación es uno de los aspectos que ha afectado fuertemente durante los últimos meses a la economía mundial, los países han visto un aumento sostenido en los precios de los bienes y servicios, marcados principalmente por las alzas de combustibles y granos, motivados en gran medida por la guerra en Ucrania que ya lleva cuatro largos meses.

En particular, según las últimas estadísticas de inflación de la economía estadounidense, las cifras no mostraron una caída general en sus indicadores, lo cual era necesario para darle más soporte a los mercados de valores internacionales. En base a estos resultados, la Reserva Federal Americana (Fed) decidió en su última reunión subir la tasa de referencia en 0,75%, siendo la subida individual más alta de los últimos años.

Al respecto, Bruno Ghio Presidente del CFA Society Perú y además, CEO Fundador de Allié Family Office, comentó en un foro de conversación de Europa Press la realidad regional y cómo se podría salir de esta complejo tendencia en América Latina.

¿Dónde se debe poner mayor atención para superar esta crisis inflacionaria?

El debate actualmente se debería centrar en si es necesario que la Reserva Federal deba subir su tasa de referencia para llegar a una tasa real de 2% y de esa manera frenar la inflación. Otros analistas piensan que el simple hecho de que la economía entrara en una etapa de crecimiento muy bajo o de recesión solucionaría por sí mismo el problema inflacionario.

Para poner la problemática de inflación en contexto, la inflación general de Estados Unidos subió el último mes de 8,30% a 8,58% anualizado. Por otro lado, la inflación de bienes más representativos se redujo de 6,47% a 6,02% en el mismo periodo.

Estos niveles no han dado señales claras de que la inflación está bajando y han generado que la bolsa americana tenga un retroceso de 23% a la fecha, habiendo caído 10% sólo en el mes de junio. La tasa de los bonos del tesoro de 10 años ha pasado de 3% a 3,3% en junio, también generando retrocesos en el mercado de renta fija.

¿Qué se puede esperar en el corto plazo?

Si bien se espera que baje la inflación en los próximos meses, la inflación no bajará del 4% el próximo año. Con una tasa de inflación estabilizada del 4%, la tasa de la Fed tendría que subir al menos a ese nivel para estar neutral o a 6% para tener una tasa real positiva de 2%.

Si las tasas tuvieran que subir a esos niveles, los mercados globales de valores seguirían en una tendencia negativa, dado que se tendría que valorizar los activos a tasas mucho más altas de descuento.

¿Cómo podría responder Estados Unidos a esta complejidad?

La Reserva Federal de Estados Unidos tiene dos objetivos. Uno es luchar contra la inflación y el otro es fomentar el empleo para generar una reactivación en el crecimiento económico. En su última reunión, la Reserva Federal mencionó que no tendría problema en que el empleo caiga un poco dado que se encuentra en máximos históricos.

Su objetivo principal en los próximos meses será contener la inflación, por eso decidió subir en 0,75% la tasa de referencia. Esta noticia, como se ha notado, ha generado una gran volatilidad en los mercados.

¿Cuál es la consecuencia que tendrá las subidas de tasas?

Aquellos que piensan que para frenar la inflación se debe tener tasas reales positivas, están ganando más adeptos en base a los últimos pronunciamientos de la Fed. Sin embargo, la subida de tasas trae una contracción económica natural que debería hacer que la Fed incluya este efecto para moderar la subida de tasas, como lo ha venido haciendo durante las últimas décadas.

Pienso que este será el camino de la Fed, y que sólo si no puede controlar la inflación de esta manera actuará en búsqueda de lograr tasas reales positivas (Fed Funds por encima de 4% para 2023). Lo que pase en este frente determinará qué pasará en los mercados en los próximos meses.

Relacionada: Putin: Los problema de inflación y de la cadena de suministro mundial son culpa de Occidente