Paros laborales e inestabilidad afectan puertos y aeropuertos en EEUU y Europa

Los disturbios laborales interrumpen las cadenas de suministro desde el mar al cielo y eso es debido a que tras años de salarios estancados, los trabajadores quieren que les paguen; especialmente aquellos en logística u otras industrias de primera línea que mantuvieron las economías en funcionamiento durante la pandemia y que ahora ven cómo sus ingresos se evaporan a medida que aumenta la inflación en todos lados.

Los puertos del norte de Europa se encuentran entre los más congestionados del mundo, en parte debido a los brotes de covid y los casos esporádicos de paros laborales. Con la función de la Terminal, puede ver cómo los cuellos de botella de los barcos se están ampliando desde Amberes, Bélgica, hasta Hamburgo, Alemania, ya que las redes de transporte y ferrocarriles interiores obstruidos no logran seguir el ritmo del flujo de carga informa Bloomberg.

Incluso la amenaza de una huelga portuaria importante puede causar congestión, como la cola de barcos fuera del puerto de Savannah, Georgia. Parte de la razón está ligada a que los importadores desvían la carga desde Asia para evitar posibles disturbios laborales en las puertas de entrada comerciales más concurridas del país en Los Ángeles. El contrato de los trabajadores portuarios de la costa oeste y sus empleadores expiró el viernes pasado y las conversaciones continúan.

A principios de la semana pasada, había 31 portacontenedores anclados en las aguas de Savannah, lo que provocó esperas estimadas entre ocho y 10 días. En el área de Nueva York, los retrasos se extienden hasta 20 días para los barcos que esperan fondeados.

Quizás los signos más visibles del descontento de los trabajadores aparecen en los aeropuertos de EE.UU. y Europa, donde los transportistas de pasajeros están cancelando miles de vuelos debido a la escasez de personal de tierra, asistentes de vuelo y pilotos. Se suponía que el regreso de una saludable temporada de viajes de verano aceleraría el regreso a la normalidad, pero la recuperación está experimentando algunas turbulencias.

Esa inestabilidad puede afectar al mercado de la carga aérea, que se restringió considerablemente en los últimos dos años debido a que tantos vuelos en tierra redujeron la capacidad en las bodegas de carga debajo de las cabinas de pasajeros. Como muestra el índice Drewry Air Freight, las tarifas han bajado un poco desde sus picos, pero aún son más del doble de los niveles previos a la pandemia. Lo siguiente a observar: cómo les irá a las tarifas de flete aéreo cuando las reglas temporales de Europa que permiten que las mercancías viajen en cabinas de pasajeros vacantes expiren a finales de este mes.

Además, cualquier huelga en la costa oeste de EE.UU. podría impulsar la demanda de transporte de mercancías por avión y hacer que las tarifas de carga aérea vuelvan a dispararse.

¿Y el transporte terrestre?

Unos 70.000 propietarios-operadores de camiones que forman la base de la industria del transporte de California están en el limbo a medida que se les empiezan a aplicar las normas laborales a nivel estatal, lo que crea otro cuello de botella en las estresadas cadenas de suministro de EE.UU.

Casi una docena de camioneros le dijeron a Bloomberg News que no están seguros de cómo cumplir con el Proyecto de Ley 5 de la Asamblea de California (AB5), que requiere que los trabajadores cumplan con una prueba de tres partes para ser considerados contratistas independientes, o ser vistos como empleados con derecho a beneficios laborales. La industria del transporte por carretera depende de los contratistas, que hasta ahora han tenido flexibilidad para operar en sus propios términos, y han luchado durante años para estar exentos de las regulaciones estatales.

Los propietarios-operadores de camiones de California ahora deben cumplir con AB5 después de que la Corte Suprema se negara el 30 de junio a revisar un caso que impugnaba la legislación que establece las pruebas para la clasificación del estado de empleo.

La Asociación de Camiones de California, que presentó ese desafío, estima que la ley puede sacar a miles de camioneros independientes de la carretera mientras toman las medidas necesarias para cumplir con las nuevas regulaciones. Más del 70% de los camioneros que prestan servicios en algunos de los puertos más grandes del país, incluidos Los Ángeles, Long Beach y Oakland, son propietarios-operadores, y AB5 regirá sus relaciones con los transportistas, corredores y cargadores en la mayoría de los casos, según la CTA.

“Nunca hemos recibido buenas respuestas de ningún funcionario en California sobre cómo se supone que se debe hacer cumplir esto o cómo nuestros miembros pueden cumplir”, dijo Norita Taylor, directora de relaciones públicas de la Asociación de Conductores Independientes Propietarios-Operadores.

La ley entra en vigencia para los camioneros en los meses más ocupados del año, ya que los minoristas se abastecen de productos para el regreso a clases y las fiestas. Al mismo tiempo, los trabajadores portuarios y ferroviarios están negociando contratos con sus respectivos empleadores. Los enredos de transporte adicionales solo empeorarían el caos de la cadena de suministro de la era de la pandemia y aumentarían las presiones inflacionarias, amenazando con desacelerar el crecimiento económico.

“Esta negación no podría haber llegado en peor momento”, dijo Eric Sauer, vicepresidente senior de asuntos gubernamentales de la CTA. “Estamos en la temporada alta de cosecha. También estamos en la temporada alta de construcción. Y este es el momento de las importaciones peak de vacaciones que llegan a los puertos”.

Relacionadas: Huelgas y llegada de temporada alta no dan tregua a puertos en el corto plazo