Bolivia necesita pasar por Chile para llevar mercancias a Perú

El cierre de una carretera por protestas provocó que Bolivia deba transitar por territorio chileno para llevar cargas de exportación al puerto peruano de Matarani. El tramo en cuestión es el de Río Seco-Desaguadero, bloqueado por transportistas y vecinos, que demandan al Gobierno de Bolivia la construcción de una carretera de doble vía.

A pesar del cambio de ruta, las autoridades bolivianas aclararon que no hay tiempo adicional para cubrirla. Ya que la que incluye territorio chileno es más larga (504 kilómetros) pero no tan sinuosa como la tradicional (470 kilómetros con curvas). Desde la semana pasada la Aduana Nacional de Bolivia (ANB) habilitó la ruta alternativa, del Paso Chungará-Tambo Quemado, para los operadores de comercio internacional.

Lo confirmó Karina Serrudo, presidenta ejecutiva de la ANB, quien informó que el bloqueo en la ruta Río Seco – Desaguadero mantiene varados a 430 camiones con mercadería, 282 en el lado peruano ya con los documentos de nacionalización y listos para ingresar, y 148 camiones que esperan el desbloqueo del nuevo puente para pasar a Perú.

También hay descontento en Europa

Una de las principales conclusiones de la última edición del Observatorio Permanente de la Morosidad en Transporte, para enero 2022, indica que 2 de cada 3 empresas no pagan en tiempo y forma a los transportistas, una problemática que golpea al sector desde hace años, que se agravó con la pandemia, y que parece estar lejos de solucionarse muy pronto, como se esperaba.

de acuerdo a los datos correspondientes al primer mes de este 2022, que se conocen gracias a los estudios realizados por Fenadismer, la Federación Nacional de Asociaciones de Transporte de España, persiste el incumplimiento de los plazos máximos de pago por un 65% de las cargadoras e intermediarios, un 25% de éstos demorados hasta 6 meses.

Por medio de una nota de prensa, desde la patronal exigen un plan de inspección de lucha contra la morosidad en el sector del transporte, a pesar de que se han reducido levemente los plazos de pago respecto a 2021, porque entienden que la tan ansiada recuperación está siendo mucho más lenta de lo que se especulaba, y que incluso puede que ni siquiera sea tal.

Relacionada: El reloj inteligente que beneficia a los transportistas terrestres