Beneficios de la impresión 3D en las cadenas de suministro

La impresión 3D está cambiando la forma en que los fabricantes y los profesionales de la cadena de suministro piensan sobre la forma en que fabrican, y algunos utilizan la tecnología para llevar la producción fuera del almacén por completo.

Una encuesta de MHI y Deloitte realizada el año pasado a más de 1000 profesionales de la cadena de suministro encontró que el 21 % de las empresas utilizan actualmente la impresión 3D y la fabricación aditiva, mientras que el 32 % planea invertir en la tecnología en los próximos cinco años. La creciente popularidad de la impresión 3D está impulsando la innovación y el cambio en la forma en que las empresas utilizan la tecnología dentro de sus cadenas de suministro.

Supply Chain Dive, publicó que con los avances en máquinas y materiales, «comienzas a ver que las personas se vuelven mucho más creativas sobre lo que realmente se imprime y dónde se imprime«, dijo Scott Buchholz, director de investigación de tecnología emergente en Deloitte.

Ventajas de la impresión 3D

La rápida adopción de la fabricación aditiva está siendo impulsada por mejoras en casi todos los aspectos de la impresión 3D. Las máquinas son más rápidas, más precisas y pueden manejar más volumen. También hay más opciones en cuanto a lo que se puede hacer, con formas de imprimir en 3D cosas como plásticos y metales de alta temperatura.

Los fabricantes y especialistas en la cadena de suministro buscan cada vez más cómo la tecnología podría aplicarse a su trabajo, según John McEleney, vicepresidente corporativo de estrategia de PTC y cofundador de la plataforma de desarrollo de productos Onshape. «Cuando miras la cadena de suministro, las personas están aumentando su estrategia de proveedores», dijo McEleney. «Ha sido bastante profundo».

GE Aviation, por ejemplo, utiliza la impresión 3D para fabricar puntas de boquilla para motores LEAP, que se usan comúnmente en la aviación comercial. La tecnología permite crear las puntas con una sola pieza, en lugar de las 20 habituales.

Los avances en otras tecnologías, como la computación en la nube, también han permitido una adopción más amplia de la impresión 3D y la fabricación aditiva, agregó McEleney. Las herramientas web basadas en la nube significan que los diseñadores y fabricantes pueden trabajar en prototipos y colaborar mejor, «cambiando así la naturaleza de lo que hacen los proveedores».

También se espera que la impresión 3D cambie la forma en que los minoristas interactúan con los consumidores. Dado que la tecnología es tan personalizable, es posible que las empresas fabriquen rápidamente artículos en la tienda según las especificaciones del cliente.

Los avances en la impresión 3D y la fabricación aditiva también pueden cambiar la forma en que se diseñan las cadenas de suministro en el futuro. Si se imprimen más artículos personalizados, la ubicación de una impresora 3D podría redefinir dónde una empresa necesita almacenar sus materias primas o las instalaciones que procesan sus productos finales.

Relacionada: Porsche utilizará impresión 3D para fabricar componentes para vehículos ligeros