América Latina: CEPAL estima que las economías crecerán un 1,8% en 2022

Las economías de América Latina y el Caribe enfrentan una coyuntura compleja debido al conflicto entre Rusia y Ucrania, por lo que se prevé un crecimiento promedio de 1,8% en 2022, difundió hoy la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL), en su sede de la ciudad chilena de Santiago.

Según publica la Agencia Xinhua, la entidad de la Organización de las Naciones Unidas (ONU) detalló en un comunicado que el conflicto en Europa del Este afecta «negativamente» el crecimiento global, estimado en 3,3%, es decir, un punto porcentual menos de lo que se proyectaba.

Respecto al ámbito regional, el menor crecimiento estará acompañado por una mayor inflación y una lenta recuperación del empleo, según la estimación. La CEPAL dijo que en este contexto, «el conflicto en Ucrania ha agudizado los problemas inflacionarios, aumentado la volatilidad y los costos financieros«.

Las economías de América del Sur crecerán un 1,5% y las de América Central más México un 2,3%, mientras que las del Caribe lo harán en un 4,7%, sin considerar a Guyana. De acuerdo con la proyección de la CEPAL, la dinámica del comercio mundial también se podría ver afectada de manera negativa por el conflicto, lo que provocaría una disminución de la demanda externa de América Latina y el Caribe.

Las nuevas cifras fueron entregadas por el secretario ejecutivo interino de la CEPAL, Mario Cimoli, a los embajadores del Grupo Regional de América Latina y el Caribe, durante la reunión que sostuvieron este miércoles en la sede de la ONU, en la ciudad de Nueva York.

Impacto de la guerra en América Latina

A propósito del conflicto bélico, en marzo llegaron a Estados Unidos volúmenes récord de fueloil desde América Latina, según datos de aduanas, ya que las refinerías se apresuraron a buscar alternativas a las materias primas rusas antes de que el 22 de abril Washington ponga fin a las importaciones de petróleo ruso.

Las refinerías de la Costa del Golfo de Estados Unidos que usan fueloil para complementar el crudo pesado salieron a la caza de nuevos suministros el mes pasado, después de que el presidente Joe Biden impuso una prohibición al crudo y productos refinados rusos en 45 días.

Según explica Reuters, Rusia representó alrededor de una cuarta parte de los 524.400 barriles diarios (bpd) de fuel oil que Estados Unidos importó el año pasado, además suministró unos 200.000 bpd de crudo, principalmente a las refinerías de la Costa Este de Estados Unidos.

Relacionada: Unión Europea invertiría US$ 125 millones en América Latina para financiar la descarbonización