Almacenes smart para conectarte con el futuro de la logística

El objetivo es automatizar almacenes, previo pago de 31 millones de dólares.

Claro está que la tecnología es multifacética, sin importar el sector o implementación, su labor es fundamental para los negocios hoy en día. Ante un escenario cambiante y demandante, la industria 4.0 avanza con fuerza gracias a la conectividad. ¿Pero qué pasa con los almacenes?

Para el correcto funcionamiento de las tecnologías, es importante contar con una buena cobertura inalámbrica en el almacén. De lo contrario, equipos como lectores de códigos de barra, terminales móviles o las tabletas que son manipuladas para incrementar la productividad no cumplen su objetivo.

Estos equipos se conectan al software de gestión de almacenes a través de la red inalámbrica y aquí radica su importancia. En la medida que el almacén cuente con una buena arquitectura de redes WiFi, el rendimiento de trabajo con los dispositivos será eficiente. Pero si la conexión no es óptima, los procesos serán más lentos y la productividad se verá afectada.

Durante la nueva normalidad, la tecnología Wi-Fi ha sido fundamental para promover la productividad de los almacenes. De esta manera, junto con el desarrollo de punto de conexión y de aplicaciones para la industria, se han permitido automatizar muchas labores, ganando agilidad y productividad.

Un ejemplo de solución que permite optimizar los almacenes y su conectividad es WLAN, que consiste en la cobertura con señal inalámbrica (WiFi) en las áreas del almacén donde se trabaja con equipos móviles. Su papel es fundamental pues permite la automatización de procesos que anteriormente se realizaban de forma manual.

Para lograr una gestión más eficiente, exitosa e impulsar la productividad en los almacenes, STG, compartió algunos puntos clave para contar con una red inalámbrica robusta y estable:

El diseño, la selección de los equipos y la configuración. Para el diseño se debe realizar un estudio predictivo de cobertura, que consiste en una simulación utilizando un software especializado que permitirá determinar la cantidad y ubicación de los «Access Point». 

Equipos de clase industrial:

Se debe seleccionar estos equipos ya que permiten la configuración de un conjunto de «Access Point» para irradiar una señal única y facilitar la itinerancia de los usuarios sin necesidad de autenticarse en cada una de las redes inalámbricas.

Etapa de configuración:

 Garantizar una buena calidad de la señal, esto se logra a través de la ecualización de canales y la configuración de la potencia de transmisión de los Access Point.

Estudio de cobertura:

 Después de la implementación de una red inalámbrica, es importante realizar un estudio de cobertura o site survey que permitirá medir los niveles y la calidad de la señal, de esta forma se garantizará que el diseño propuesto concuerda con el resultado obtenido.

Relacionadas: Seguridad con sonidos en almacenes o centros de distribución smart