Agentes de aduanas gestionarán impuesto medioambiental europeo

Los agentes de aduanas se preparan para gestionar un nuevo impuesto medioambiental europeo, a la vista de que la Comisión Europea está tramitando un nuevo gravamen medioambiental que se liquidará en las aduanas y que afectará a las importaciones de determinados productos que lleguen a la Unión Europea.

Según el Consejo General de Agentes de Aduanas, este impuesto será una realidad muy posiblemente para 2024 y dará una especial intervención en su gestión al sector. En este sentido, Antonio Llobet, presidente del Consejo General de Agentes de Aduanas, estima que el «sector aduanero tiene que analizar las implicaciones de este nuevo impuesto«.

Agregó el personero que «además hay que discutir los riesgos económicos que supone y cómo les vincula con la Administración, ya que, según su criterio, se corre el riesgo de convertir a los agentes de aduanas en recaudadores de impuestos«. Sin embargo, Llobet también defiende que «este nuevo impuesto europeo podría abrir una nueva línea de negocio para los agentes de aduanas«.

En efecto, el proyecto podría obligar a que cada operador económico adquiera bonos de carbono, algo que podría gestionar el sector para sus clientes. El Reglamento que regula este impuesto forma parte del Pacto Verde de la Unión Europea.

Este reglamento pretende evitar fugas de carbono que se produce cuando las empresas transfieren su producción a países que son menos estrictos en lo tocante a las emisiones, con lo que no se reducirían las emisiones mundiales, sólo se trasladarían de unas zonas del planeta a otras. El nuevo mecanismo pretende contrarrestar esta tendencia al poner precio al carbono en las importaciones de determinados productos procedentes de fuera de la Unión Europea.

Maersk y lubricación por aire

La naviera Maersk, anunció recientemente que va a probar un sistema de lubricación por aire fabricado por la empresa Silverstream Technologies y también en colaboración con Wärtsilä, el cual será incorporado en sus portacontenedores para intentar reducir sus registro de huella de carbono. La prueba analizará posibles mejoras en la eficiencia general del barco, centrándose principalmente en la reducción del consumo de combustible y los niveles de emisiones asociados.

El sistema de Silverstream crea una alfombra de microburbujas que recubre todo el fondo plano del recipiente. Esta alfombra luego reduce la resistencia a la fricción entre el casco y el agua. “Estamos encantados de que Maersk respalde nuestra tecnología líder en el mercado«, dijo  dijo Noah Silberschmidt, fundador y director ejecutivo de Silverstream Technologies.

Relacionada: Huella de Carbono: Clave es reconocer envases ecoeficientes