10 años de Chile en la OCDE: balance y desafíos por Ignacio Briones

La conmemoración de los 10 años de Chile como miembro de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE) es una excelente oportunidad para reiterar la importancia que tiene para nuestro país pertenecer a esta organización.

Ministro de Hacienda, Ignacio Briones: pertenecer a la OCDE ha sido un motor de cambios regulatorios importantes.
Ignacio Briones, Ministro de Hacienda de Chile.

En mi calidad de ex embajador de Chile ante la OCDE considero que sin duda el balance de esta década ha sido positivo. Pero el desafío continúa siendo grande. Con 37 países miembros, que incluye las principales economías desarrolladas, la OCDE es el gran referente mundial de mejores prácticas en políticas públicas.

Su foco va más allá de lo económico. Abarca un amplio espectro de temas, tales como educación, políticas sociales, trabajo, modernización del Estado, innovación, mercados financieros, medioambiente, entre otros. Chile decidió formar parte de la OCDE porque comparte valores con ella y sus miembros, tales como la transparencia democrática y el estado de derecho; una economía de mercado abierta al mundo; la eficiencia económica; y la cohesión social.

En estos 10 años, el principal beneficio para Chile de pertenecer a la OCDE ha sido institucional. Lo que se obtiene es asesoría técnica, comparaciones internacionales que sirven de referencia, evaluaciones de pares y, en último término, recomendaciones de buenas prácticas de políticas. Si bien sus recomendaciones no son vinculantes, la OCDE es una voz autorizada llamada a influir en nuestro proceso de políticas públicas.

Se trata de un tercero imparcial cuya reputación y diagnósticos apoyados en evidencia contribuyen a visibilizar los problemas y proponer soluciones basadas en las mejores prácticas. Esto facilita la coordinación y el necesario consenso para emprender reformas a largo plazo. Pertenecer a la OCDE es un motor de cambios regulatorios importantes.

La organización ha incidido en la elaboración de una docena de programas y políticas sociales, sumando 87 reformas legales, 14 nuevas instituciones públicas y 87 estudios encargados. Ejemplos sobran. La membresía de Chile en este organismo le ha permitido alcanzar logros en el plano económico como la regla fiscal, con su contribución a la estabilidad económica, y la creación del Consejo Fiscal Autónomo.

Pertenecer a la OCDE ha implicado para Chile mejorar sus estándares regulatorios sectoriales. Ha contribuido a mejorar nuestras normas anticorrupción, la política de libre competencia y nuestro sistema tributario internacional (proyecto BEPS). También a avanzar en materia de cooperación, transparencia e intercambio de información con fines tributarios.

La OCDE lidera iniciativas mundiales de colaboración y coordinación en ámbitos de tributación internacional, cada vez más relevante para un mundo interconectado, principios en los cuales se ha basado la reciente modernización tributaria en Chile.

La OCDE detalla cambios radicales en el pago de impuestos para múltiples industrias

En la misma línea, la organización en lo reciente ha avanzado decididamente en establecer un estándar mundial para enfrentar los desafíos de la digitalización de la economía. Nuestro país ha compartido también sus buenas prácticas con la OCDE. Chile no solo ha sabido recoger e implementar importantes medidas recomendadas por la OCDE, sino también ha aportado con su visión de país en vías de desarrollo.

Los beneficios de pertenecer a esta institución son evidentes. Chile, con un ingreso per cápita bajo en relación al promedio OCDE, presenta indicadores comparados más débiles que sus pares desarrollados en diversas áreas. Esta realidad, más que un problema, representa una oportunidad. La comparación con las “grandes ligas” será siempre más fructífera y desafiante que ser el campeón del torneo local.

Para un país que aspira al desarrollo en un amplio sentido, aprender de primera fuente las problemáticas que enfrentaron los países en su camino hacia el desarrollo representa un valioso activo y una tremenda oportunidad que es necesario continuar aprovechando y potenciando. Hoy es más necesario que nunca diseñar políticas públicas eficientes que contribuyan a proteger la vida de las personas, recuperar el crecimiento económico, apoyar a los más vulnerables y minimizar los impactos económicos de la actual crisis sanitaria.

La pandemia, así como su recuperación, es un problema mundial que requiere una respuesta global. Las soluciones colaborativas, a través de organismos multilaterales, nos permitirán superar esta crisis y salir fortalecidos.

*Las opiniones son de exclusiva responsabilidad de quienes las emiten y no representan, necesariamente, el pensamiento de MasContainer.

MasContainer Radio

 

Maersk Essen

Logística y SupplyChain

UE Ayuda a España