¿Y ahora qué? por Carlos Ramirez

Salimos avante de la temporada alta, cumplimos con todas nuestras entregas, nuestros clientes están satisfechos, sacamos la tarea.

Pero ¿fuimos eficientes?, ¿nuestro costo fue el adecuado?, ¿qué paso con nuestro proceso, soportó el aumento de volumen?, nuestra gente, ¿sacó adelante la tarea, a qué precio?

Todas estas, son preguntas, que debemos responder para evaluar nuestro desempeño.

Qué hacer luego de evaluar lo bueno y lo no tan bueno, lo que planeamos y lo que pasó realmente.

Debemos considerar varios puntos importantes que afectan la promesa de servicio de nuestra compañía.

  1. ¿Está nuestro personalcapacitado para cumplir lo que esperamos de él?
  2. ¿Tenemos los equipos correctos y necesarios?
  3. ¿Nuestros sistemas operativos y estructura organizacional son los correctos para cumplir nuestros objetivos?
  4. ¿Cuál fue nuestro costo? ¿Qué porcentaje del costo se dio por errores o para resolverlos? 

Luego, debemos crear un plan de trabajo, dirigido a convertir las áreas de mejora en fortalezas de nuestro proceso.

Aquí inicia el reto, debemos estar dispuestos a invertir, tiempo y dinero, en nuestro personal y en las herramientas necesarias para poder asegurar, que nuestra logística puede soportar las exigencias de un mercado cada vez más exigente.