Un cuento “logístico” de Navidad

“Erase una vez -concretamente en los días mejores del año, la víspera de Navidad, el día de Nochebuena- en que el viejo Scrooge estaba muy atareado sentado en su despacho….”

Como dice el clásico cuento de Charles Dickens parafraseado arriba, Scrooge estaba muy atareado, de la misma manera en que está muy atareada toda la industria logística en éstas fechas.

Con expectativas cada vez mayores, todas las cadenas de suministro están bajo una enorme presión en las semanas previas a la navidad, con la tecnología haciendo cada vez más fácil la vida de los usuarios y clientes, cada vez se hace más complicado entregar millones de paquetes en sus hogares y oficinas.

Una de las principales maneras para enfrentar ésta vorágine es lograr una adecuada planificación.

Corregir en el momento es la clave del éxito para minoristas y 3PL. Al integrar datos de la fuerza de trabajo existente, flota y sistemas de administración de clientes, los responsables de la toma de decisiones podrán superar cualquier obstáculo que se presente.

La planificación de transporte eficiente donde éste tenga una capacidad de almacenamiento suficiente para los stocks de regalos es prioritario, el picking correcto por ciudad/país, y cumplir con las fechas de entrega tato en tiendas como a los clientes directos es una gran proeza.

Los niveles de operación en casi todas las modalidades de negocio, principalmente en el retail; donde el juguete y las prendas de vestir son los productos más comercializados y que ofrecen el mayor dolor de cabeza de cabeza a quienes tienen a cargo anticipar aquellos requerimientos para garantizar la disponibilidad del regalo deseado en el punto de venta.

En nuestra región somos principalmente comercializadores de juguetes y no fabricantes, los cuales vienen en su mayoría desde Asia. Por ende, la relación con los proveedores será uno de los temas estratégicos dado que asegurar el oportuno abastecimiento de los productos para la campaña de Navidad es de vital importancia.

Las campañas de navidad hoy en día y dado el aumento del consumo interno en China, las fábricas han direccionado gran parte de su capacidad productiva en satisfacer la demanda interna.

La consecuencia de esto es el incremento en el tiempo de respuesta, el cual puede llegar hasta los 120 días, tiempo al que deberemos incrementar el transporte marítimo y donde afortunadamente cada vez los tiempos de tránsito son menores con rutas incluso de 27 días y una media de 31-33 días. (dependiendo el país de Latinoamérica al que viaja la carga)

Estamos hablando de aproximadamente seis meses que tardan en llegar los productos a los almacenes desde que se genera la orden de compra al proveedor en China.

Además, existe un factor interno que ha hecho más complejo el proceso de abastecimiento que obedece a normas de seguridad de los juguetes.

Los SKU’s son renovados aproximadamente en un 70% cada año y que delinean sinergias colaborativas entre las áreas de comercial, marketing y logística con la finalidad de incrementar los niveles de servicio y para minimizar los excedentes de inventario.

 El despacho de los productos es diverso, debido a que cada tipo de cliente (retail, masivo, distribución local, etc.) poseen su propios requerimientos donde las exigencias aumentan año a año y que pueden ser extrapoladas a otras compañías.

Al incrementarse los niveles de operación, los requerimientos de los retails se traducen en productos que deben ir etiquetados con precio de venta a público, cajas rotuladas con diferentes parámetros, cajas paletizadas y separadas por local de destino.

Toda la información requerida para preparar los pedidos, así como la coordinación de las fechas de entrega se deben realizar a través de los B2B con que cuenta cada cliente.

Hay otro tipo de productos que requieren ir equipados (pilas, baterías), envueltos en papel de regalo, rotulado con el nombre de la persona al cual está destinado y dentro de una bolsa familiar que contiene regalos de todos los trabajadores y sus familias, incluso el mismo día del evento de fin de año.

Todos estos planes son transmitidos con anticipación a la cadena de suministro, hay que considerar que más del 60% del volumen anual se concentra en el último trimestre del año, por lo que es preciso alinear los objetivos de la campaña, esto implica contratación de personal adicional, abastecimiento de transporte (esquema propio y sub-contratado), entre otros.

Las campañas navideñas fortalecen los principios de planificación de las cadenas de suministros y de la gestión de stocks, demostrando que el éxito del área logística de la empresa no es un deseo navideño que esté al alcance de Santa Claus.

Fuentes: logisticamx / ESAEN / MasContainer

Fotos: Alamy / inmoking /

MasContainer TV