Los buques frigoríficos: una especie en peligro de extinción

Los analistas de Dynamar esperan que los buques de transporte refrigerado convencionales (frigoríficos o “reefer” en inglés) se conviertan en una “especie en peligro de extinción” en un nuevo informe.

Buque reefer convencional MN Montesol

Una flota que está envejeciendo, las nuevas regulaciones ambientales de la OMI y los volúmenes que ahora se envían en buques portacontenedores hacen que el buque frigorífico sea un tipo de barco en decadencia.

El año pasado, se estimó que el transporte marítimo de productos frescos transportados tanto en buques frigoríficos convencionales como en contenedores refrigerados creció alrededor de un 5% a 116 millones de toneladas.

Hasta el cambio de siglo, los buques frigoríficos convencionales eran los principales transportadores de productos frescos.

Eso ha disminuido considerablemente, y fue solo del 18% en 2017, una cifra que se prevé disminuya aún más, en gran parte gracias al inicio del límite de azufre en el combustible impuesto por la IMO para el próximo año.

“Los costos de combustible representan una parte mayor de los costos para los operadores de buques frigoríficos convencionales. Los depuradores o el GNL no son una opción para los buques de edad avanzada porque los costos son demasiado altos.

“Para los operadores de barcos que luchan por mantenerse a flote, algunos pueden decidir desechar algunos de sus barcos más antiguos, o incluso salir de la industria por completo”, afirma el informe de Dynmar.

A fines del año pasado, la flota mundial de contenedores reefer totalizó 2,9 millones de TEU, compuesta principalmente por 40’High Cubes.

La producción en 2018 alcanzó los 130.000 TEU apróximadamente, lo que representó un crecimiento estimado del 12% en comparación con el año anterior. Para 2019, se pronostica que la producción aumentará, pero no mucho.

Muchas de las líneas de contenedores más importantes del mundo realizaron pedidos muy importantes para contenedores reefer en los últimos 12 meses.

Por el contrario, al usar los datos del 1 de julio del año pasado, había 574 buques de carga refrigerada convencionales y Dynamar predijo que la flota caería a alrededor de 310 barcos, para el 2030.

Los buques reefer convencionales tienen una capacidad total (combinada) aproximada de 51.700 TEU para transportar contenedores reefer, lo que equivale a menos del 2% de la capacidad que tiene la flota de buques de línea.

Dynmar continuó destacando cómo las líneas navieras han logrado en los últimos años extraer tarifas de flete mucho mejores para sus envíos reefer en comparación con los operadores reefer tradicionales.

Concluyendo, los analistas holandeses declararon: “No hay lugar para la nostalgia y persiste el declive de la flota de buques reefer convencionales”.

Fuente: Dynamar