Logística inversa y logística verde: el cuidado del planeta por empresas sustentables


Pueden sonar iguales, pero tienen sutiles diferencias y grandes coincidencias que van desde mejorar los procesos hasta los sistemas de transporte

Sin lugar a dudas que un tema que se ha tomado la agenda mundial es el caliento global, sus causas, consecuencias y posibles soluciones o formas de ir mitigando el impacto que generamos en nuestro planeta. En materia logística se han acuñado conceptos que van en esa línea, como son la logística verde y la logística inversa.

El portal destinonegocio.com aclara que “ambas buscan el reciclaje, por la re-fabricación y por cuestiones como embalajes reutilizables. Pero mientras la logística inversa se encarga de la devolución de los productos y del retorno comercial por parte de las empresas, obedeciendo al concepto: de la cuna a la tumba, la logística verde posee aspectos más amplios, como la preocupación por la reducción de embalajes y del impacto ambiental de las industrias”.

Reducir la huella de carbono (elemento medible) es una parte de las nuevas tendencias en logística sostenible. Foto / efpanama.

Las grandes empresas han comenzado un proceso paulatino en la transformación de sus procesos, incorporando nuevas metodologías al sistema logístico –incluso apoyadas por políticas públicas- para el uso de nuevas tecnologías, como coches eléctricos, nuevos métodos de embalaje, donde las empresas incluso pueden llegar a bajar sus costos y mejorar su imagen de la empresa en sus clientes.

Optimización de energías

Reducir la huella de carbono (elemento medible) es una parte de las nuevas tendencias en logística sostenible, para lo cual se pueden utilizar barcos, camiones e incluso aviones que permitan realizar más operaciones con menos recursos.

SC Trade Technologies entrega una serie de ejemplos que favorecen la logística verde, entre las cuales considera aplicar el concepto de Backhaul, para evitar que el camión vuelva vacío; optimizar rutas y no hacer kilómetros en vano; utilizar vehículos ecológicos, apostando por medios alternativos que conlleven un total ahorro de energía; manipulación correcta de materiales peligrosos para que no incidan en la atmósfera; tener los vehículos en buenas condiciones para reducir la contaminación por problemas técnicos; y utilizar energías renovables como paneles solares o células fotoeléctricas.

Una mención importante que hace la publicación a la dificultad de lograr una logística verde, es al empaquetado de los productos o packaging, pues muchas veces se abusa de materiales que potencian la contaminación, proponiendo la utilización de materiales reciclados o biodegradables .

Siguiendo con esta tendencia, en moldstock.com  establecen que “una de las principales razones por las que ahora se recurre a la logística inversa es por la necesidad de desarrollar procesos que se aseguren de que el reciclaje del plástico sea económicamente redituable. Sobre todo en momentos en que el consumo de plástico es muy grande. Se busca reducir las botellas tiradas a la basura que contaminan el medio ambiente. Pero no solo con el plástico y las botellas, sino con cualquier producto. Se pueden aprovechar productos que de otra forma serían tirados”.

De esta forma se aumenta el ciclo de vida de los productos, dándole otros usos (reciclar botellas plásticas para confección de bandejas, por ejemplo) y de esta forma dar valor añadido a las empresas que buscan nuevas formas de cuidar el medioambiente y, de paso, mejorar su imagen y dar confianza sus clientes al momento de tomar la decisión de compra.