Javier Oyarse, experto en comercio internacional: “Hay un esfuerzo de las naciones por simplificar y digitalizar los procedimientos”

Lograr simplificar y digitalizar los procedimientos fue uno de los grandes temas discutidos y debatidos en la  Asamblea General Ordinaria de la Cámara Interamericana de Asociaciones Nacionales de Agentes Marítimos (CIANAM), llevada a cabo en Lima, Perú, oportunidad en la que MasContainer fue media partner.

“Hay una suerte de inquietud por tratar de avanzar en ese esfuerzo que tienen todas las naciones por simplificar y digitalizar todos sus procedimientos”. Javier Oyarse Cruz: Foto / @mascontainer

Para Javier Oyarse Cruz, experto en Comercio Internacional, catedrático principal de Post Grado en  UPC, se hace necesario cambiar el chip que la relación entre la Aduna y los transportistas es de carácter formal, como o es la transmisión del manifiesto de carga.

A su entender, en la mayor parte de los países invitados al evento, “hay una suerte de inquietud por tratar de avanzar en ese esfuerzo que tienen todas las naciones por simplificar y digitalizar todos sus procedimientos. Es cierto que gran parte de la responsabilidad la tiene el Estado, a través del Gobierno, de la Aduana, se tienen que continuar liderando iniciativas para simplificar el comercio, para eliminar el uso del papel y permitir que los operadores portuario, los transportistas marítimos y lo propios aduaneros podamos hablar el mismo idioma y es allí, donde pienso yo, que está la fortaleza de esta reunión”.

“Lo que ha ocurrido es que en los últimos tiempos se han ido modificando constantemente las normas aduaneras, y básicamente en la responsabilidad del transportista, esa suerte de modificación de las reglas del juego ha generado dudas y desconcierto en la sala de fiscalización y control, pero como todo proyecto tiene un plazo de vigencia, al término del cual estaremos convencidos que lo que hicimos fue resguardar el interés fiscal en la recaudación tributaria, pero también ordenar la casa para despejar cualquier duda respecto al incumplimiento de obligaciones de parte de los transportistas”, destacó el catedrático.

“Uberizando” el transporte

Un  punto negativo tratado en CIANAM fue lo que se definió que se “uberizando” el servicio de transporte marítimo y “esto sí es dramático, es grave. Si nosotros no hacemos ese gran esfuerzo por formalizar el transporte marítimo, por proteger las inversiones de empresas formales que tributan en el Perú, que cumplen las normas aduaneras, que cumplen las disposiciones de la autoridad portuaria, si no hacemos el esfuerzo por blindarlos, protegerlos y darles más credibilidad y presencia en el mercado vamos a canibalizar el sistema aduanero y la idea no es esa”.

El experto en Comercio Internacional peruano señaló que “la idea es proteger la cadena logística porque hoy el mundo ha cambiado, la globalización hace que rápidamente los transportistas marítimos que licitan el puerto del Callao, puedan comparar el servicio que reciben aquí en comparación con lo que reciben en Chile, en Ecuador, en México, en Panamá, entonces todas las naciones tenemos que hacer un esfuerzo grande por modernizarnos y simplificar trámites y, sobre todo, formalizar el servicio empoderando a aquellas empresas que sabemos nosotros tienen larga data en el mundo y, a su vez, credibilidad en el sistema de transporte”.

“Existe un proyecto en el comercio de la República del Perú un proyecto de ley para tratar de formalizar a todo lo que es el servicio de transporte por aplicativo móvil y grabarlo con tributos para obligarlos a formalizarse. Esta es una competencia desleal, porque estamos hablando de personas naturales, dueños o propietarios de vehículos, que se conectan a través de un aplicativo, descargan ese aplicativo, fija una tarifa, se conectan con cualquier usuario, pero cuando se comenten algún tipo de delito, como robos, asaltas secuestros, no asume ningún tipo de responsabilidad el patrocinador del servicio, puede ser Uber, Easy Taxi, puede ser lo que fuera, y se descarga sobre la base del que era el conductor del vehículo, a quien no lo certificaron bien, no verificaron antecedentes, no tienen ningún vínculo laboral con  la organización que representa y eso lo que hace es alterar el sistema de seguridad del transporte, altera la economía y evade las responsabilidades tributarias y fiscales y es ahí donde nosotros queremos atacar para obligarlos a formalizarse”, detalló.

Javier Oyarse, señaló a MásContainer que en “provincias el tema es más complejo, porque estamos hablando de Mollendo, de Paita, donde el movimiento de contenedores es menor que en el Callao, pero no por ello deja de ser bastante informal. Definitivamente, si queremos hacer un esfuerzo por cambiar la forma de hacer los negocios y formalizarlos, quizás sería ideal ensayar estos proyectos en esos puertos de provincias donde hay control del manejo de la carga, porque hay poca frecuencia de las llegadas de las naves y sobre la base de ese ensayo, de ese plan piloto, traerlo al Callao y maximizar toda iniciativa que permita fortalecer el sistema de comercio, asegurar la cadena logística y darle mayor participación a las empresas formales que constantemente vienen al Perú con deseo de seguir invirtiendo”.

Hablar el mismo idioma

El catedrático principal de Post Grado en UPC, señaló que “el punto de la madeja está en la necesidad de que los sectores involucrados con estos cambios, como son la autoridad portuaria nacional, la capitanía de puerto, la aduana, etc., hablemos el mismo idioma, nos sentemos en una mesa de trabajo y técnicamente formemos un nuevo procedimiento, una nueva estrategia, un nuevo modelo de negocio que haga posible pasar por un filtro a aquellas empresas que realmente son formales, que tienen representantes en las principales capitales del mundo y puertos, y que tienen larga data de existencia en nuestro país para que puedan empoderarse y permitir la conectividad del Perú con los cinco continentes y hacer de esto una aldea feliz”.

“Debemos empezar a fijar las fronteras de las responsabilidades y atribuciones de cada sector del gobierno, Entiendo que la Marina tiene un rol fundamental en el control y seguridad de todos los puertos de la República, pero su función tiene que ir por el lado de la seguridad y la protección. Los temas del comercio exterior, de los negocios internacionales, del transporte marítimo y los temas aduaneros son patrimonio exclusivo de las autoridades competentes, y ahí creo que la Marina no tiene mucha participación y debería limitarse solamente a brindar la seguridad en los puertos y brindarles, también, la certeza a las autoridades de transporte de que la nave que llega, la bandera que llega, la matrícula de la nave está legalmente reconocida a través de las autoridades competentes”, precisó.

Por Juan Carlos Arteta y Arturo León

MasContainer TV