Jacqueline Rojas de SeaLand: “Mis comienzos fueron con algo de dolor por ser mujer”

Conversar con Jacqueline Rojas es ameno… es una mujer con una amplia visión en la industria naviera, la logística y el mundo de los negocios internacionales. Una profesional que hoy es la Gerente General de SeaLand para la Costa Oeste de Sudamérica y con la cual hablamos sobre diversos temas especialmente nuevas tecnologías y un aspecto fundamental para desarrollarlas, la confianza…

¿Cómo podemos manejar la confianza y colaboración para trabajar adecuadamente con nuevas tecnologías en nuestra región, Latinoamérica?

“Mira, el uso de las nuevas tecnologías requiere de colaboración y esa colaboración indudablemente está basada en la confianza. Yo estoy muy a favor de trabajar de esa forma y cuando digo colaborativamente, no sólo hago referencia a la empresa de la que soy parte o la industria naviera en general, sino a todas las entidades que están presentes en el ámbito de los negocios internacionales. Creo mucho en las alianzas público privadas; en las alianzas privadas… creo que tenemos una gran oportunidad en estos tiempos y la única manera de tomar esas oportunidades es trabajando juntos y con objetivos comunes basados en confianza”.

Desde su perspectiva ¿en qué estado se encuentra Latinoamérica con el resto del mundo especialmente en el uso de las nuevas tecnologías? ¿Hay temor? ¿Falta de gestión? ¿o inversión?

“Yo creo que hay que perder el miedo… más que preocuparse hay que ocuparse. Si tú miras a América Latina, hoy día el volumen de intercambio comercial en la región es solo del 16% y en Europa es del 50%. Eso muestra que hay una tremenda oportunidad de crecimiento en Latinoamérica, ya que somos una región joven y con muchas oportunidades”.

“Mientras más diverso es un grupo de trabajo, mejores decisiones tomamos como empresa”. Jacqueline Rojas de SeaLand.

CAPITAL HUMANO Y SER MUJER

Las nuevas tecnologías y la automatización presentan una serie de desafíos en lo que se refiere a la empleabilidad… Es más,para usar de ejemplo a Chile, la encuesta de compensaciones, que se realiza anualmente, reveló que uno de los principales desafíos que enfrentan las empresas es la automatización del trabajo y cómo capacitar a sus colaboradores. De acuerdo al texto, el 45% de los puestos actuales se pueden automatizar. El 35% de ese universo tiene como desafío capacitar a sus trabajadores en el desarrollo de nuevas tecnologías.

Jacqueline, ¿qué pasa con ese crecimiento o uso de las nuevas tecnologías? ¿en qué posición queda el capital humano?

“Creo que, con la incorporación de nuevas tecnologías, debemos ocuparnos del capital humano en el sentido de cómo reconvertir la fuerza laboral vía capacitación y entrenamiento para tomar trabajos que implican nuevas tecnologías… la tecnología tiene ese lado en el que la labor que podía realizar una operaria lo puede hacer una máquina por medio de la automatización. Pero también aquello permite crear nuevos trabajos y una reactivación económica… entonces ¿cómo nos juntamos tanto el sector privado como el público para reconvertir a personas para que cumplan funciones de la mano con nuevas tecnologías? Mira lo qué pasa en Chile… ¿qué hacemos cómo país en materia de educación para que niñas y niños puedan ser entrenados en el área tecnológica para lo que será un futuro con una gran área de avance en el mundo y en nuestra región…?”

Se trata de grandes cambios… ¿y qué rol juega la mujer en ese importante desarrollo y principalmente en el futuro?

“Mira nosotros como empresa ya trabajamos en una iniciativa llamada “Diversidad e inclusión” y básicamente lo que nosotros creemos como empresa es que mientras más diverso es un grupo de trabajo, mejores decisiones tomamos como empresa. Entonces desde ese punto de vista lo que yo veo como mujer y en base a mi educación, nacionalidad y experiencia es que juntando diversas visiones podemos tomar mejores decisiones de negocios…”

Ahora, imagino que no ha sido ni será un camino fácil…

“Yo te diría que no ha sido un camino fácil … Yo llevo veinte años en la industria y hace dos décadas era otra industria… siempre ha sido, históricamente, más de marinos, más masculina…mis comienzos fueron con algo de dolor te debo confesar, pero siento que ha habido una evolución tremenda. Estoy en el grupo Mearsk hace trece años y aquí siento que tengo un espacio para contribuir, ya que desde mi rol puedo desafiar desde quien soy yo, una mujer profesional. Ha habido grandes cambios, más en algunas partes que en otras, pero hay cambios… como te decía creo firmemente en el valor de la diversidad”.

Por Carlos Fernández Contreras para MasContainer