CMA CGM e IKEA se asocian para probar biocombustible en un portacontenedores

La naviera francesa CMA CGM, IKEA transport & logistics, el programa GoodShipping, el puerto de Rotterdam y el fabricante de biocombustibles marinos GoodFuels, anunciaron que cooperarán en una asociación para probar y escalar el uso de biocombustible marino sostenible.

Foto: Maritime Connectors

La prueba comenzará el 19 de marzo en el puerto de Rotterdam con una carga de biocombustible marino en una nave de CMA CGM.

Las compañías asociadas comentaron que “es un paso importante hacia la descarbonización del transporte marítimo”.

El aceite de biocombustible (biofuel oil en inglés) se deriva completamente de residuos forestales y productos de desecho de petróleo, y las partes involucradas dicen que debería ofrecer una reducción de CO2 entre el 80 y el 90% en comparación con los equivalentes fósiles, y eliminar virtualmente las emisiones de óxido de azufre (SOx), todo sin modificaciones de motor.

“El objetivo de nuestro programa siempre ha sido no solo reducir las emisiones de carbono del envío, sino también mostrar que los medios para acelerar la transición energética ya están disponibles para que el sector los capte”, dijo Dirk Kronemeijer, Director Ejecutivo de The GoodShipping Program.

El programa GoodShipping, una iniciativa sin fines de lucro que busca descarbonizar la industria del transporte marítimo.

Elisabeth Munck af Rosenschöld, responsable de sostenibilidad de IKEA Global Transport & Logistics Services, dijo: “A través de nuestro programa piloto queremos mostrar que existen medios para la descarbonización en términos de combustibles alternativos. Tenemos la responsabilidad de hacer nuestra parte para reducir el impacto de nuestro transporte marítimo.”

“A través de nuestra participación, enviamos una señal a nuestros clientes y a la industria oceánica sobre nuestro compromiso de descarbonizar. Solo a través de la colaboración podemos lograr un cambio rápido y necesario. Con un piloto exitoso completado, nuestra intención es poner el equivalente de al menos todos nuestros contenedores fuera de Rotterdam en biocombustible”, finalizó.

Los participantes en el programa esperan que la prueba pueda mostrar la escalabilidad y el cumplimiento técnico de los biocombustibles marinos sostenibles que llevan a su uso comercial más amplio.

Recordemos que a industria marítima se prepara para la implementación del 1 de enero de 2020 de las nuevas regulaciones de la Organización Marítima Internacional (OMI) que limitan el contenido de azufre de los combustibles utilizados por los buques a un 0,5%.

“En unos pocos días, estaremos probando biocombustibles de segunda generación en uno de los buques de CMA CGM por primera vez. Tener una solución equivalente a HFO en el aceite de biocombustible disponible sin ingeniería ni cambios operacionales requeridos para nuestra embarcación ofrece una oportunidad segura, manejable e innovadora para facilitar la transición más amplia del envío a nuevas soluciones de combustible”, dijo Xavier Leclercq, Vicepresidente de CMA Ships.

Te puede interesar:

CMA CGM divide sus pedidos de naves entre GNL y depuradores